La energía y su vuelta de tuerca

Fri, Jul 6, 2012 by Lorena Guzman

Spanish

Tras cuatro días de cosmología, el bosón de Higgs, cambio climático y otros cuantos temas le llegó el turno a la energía, uno de los mayores problemas, si no el que más, que le quitará muy pronto el sueño a políticos, economistas y científicos.

Finalmente dará lo mismo si vivimos en un planeta contaminado o no, si no podemos seguir con nuestras vidas en él. El desabastecimiento de energía en todas su formas es tal vez la mayor amenaza que enfrenta la humanidad ya que no sólo nos dejará a oscuras sino también si transporte, calefacción y comida.

Por eso es tan importante discutir sobre ello en todos los niveles posibles.

Alemania es “el”país que lleva la delantera en cuanto a políticas descontaminación y sobre el uso de energías renovables no convencionales. Con la megameta de llegar a 2050 con el 80% de su matriz energética solamente abastecida con estas opciones –hoy llega al 20%- es por lejos la nación que más compromisos concretos ha adoptado unilateralmente.

¿Cómo lo harán? Paso a paso, dijo Georg Schütte, Ministro Federal de Educación e Investigación de Alemania durante el último panel de discusión del Lindau Meetings 2012.

Panel de discusión al cierre del Lindau Meetings 2012

“La meta es grande y ya hemos hecho avances, pero queda mucho por hacer”.

En esa tarea pendiente está la complicación. Luego del terremoto y tsunami que destruyeron la costa noreste de Japón en 2011, y que produjo la emergencia nuclear en Fukushima, todos los países que utilizan esta fuente de energía salieron a revisar sus reactores y políticas. La misma Alemania decidió desarmar los suyos (9), de aquí hasta 2020.

Aunque es comprensible el temor que produce en la gente -como muy bien lo destacó un estudiante japonés que le preguntó al panel de expertos cómo se pondera el miedo en esta ecuación- hay cosas concretas que sí pueden controlarse.

El domingo pasado, Japón hizo público un informe independiente que culpa del desastre de Fukushima a la corrupción del ciertas instituciones gubernamentales niponas y la empresa a cargo de la planta, TEPCO. La conclusión principal fue que todo fue evitable, desde el sobrecalentamiento del edificio hasta la radiación posterior.

Esto cambia totalmente el panorama sobre la energía nuclear. Para los premios Nobel, Carlos Rubbia y Robert Laughlin, hay que darle tiempo a que la tecnología mejore, se optimice la utilización de otros combustibles y se soluciones el almacenamiento de los desechos nucleares. Pero por sobre todo, hay que darle tiempo a Japón.

“Ellos tienen que solucionarlo”, dijo enfático Laughlin, “los japoneses no tiene petróleo ni otra fuente de dónde sacar energía excepto del agua. Por eso déjenlos tranquilos, ellos son inteligentes, ellos llegarán a la solución”.

Tras el terremoto, cada una de las 50 plantas nucleares desperdigadas en territorio nipón fue apagada para ser revisada, pero también porque la población ya no las quería funcionando. Hoy dos fueron encendidas nuevamente, pero las protestas ciudadanas no se han dejado esperar.

El punto es que la energía aún es necesaria y cada día lo será más. Por eso es tan difícil optar por una solución definitiva, menos aún cuando los costos y la seguridad hacen, de una manera u otra, a cada una de las opciones discutibles.

Por eso la responsabilidad está en los hombros de los científicos, quienes tienen que dar con las tecnologías adecuadas, pero las decisiones son finalmente políticas. Finalmente, por mucho que sean las personas más inteligentes del planeta, los premios Nobel son simplemente personas con buenas ideas pero no con soluciones absolutas.

Terminó el Lindau Meetings 2012.

, , , , ,

No comments yet.

Leave a Reply